Agencia de SEO especializada en posicionamiento web

Las 10 cualidades de la redacción (Qué son y cómo mejorarlas)

Las cualidades de la redacción son indispensables para crear textos que despierten el interés del usuario, lo motiven a seguir leyendo y lo persuadan a la acción. En este artículo te explicaremos cada cualidad que existe al escribir y consejos para mejorarlas.

Las 10 cualidades de la redacción (Qué son y cómo mejorarlas)

Las cualidades de la redacción son indispensables para crear textos que despierten el interés del usuario, lo motiven a seguir leyendo y lo persuadan a la acción. En este artículo te explicaremos cada cualidad que existe al escribir y consejos para mejorarlas.

Las cualidades de la redacción te permitirán escribir textos que capten la atención de tus lectores, que transmitan tu mensaje con claridad y que te posicionen como un experto en tu tema.

Además, te ayudarán a evitar los vicios de la redacción que tanto daño le hacen a la gramática y ortografía de textos escritos por estudiantes y profesionales de todo el mundo.

Y sí, la redacción es el arte y la habilidad de ordenar las ideas y las palabras para formar un texto coherente, lógico y atractivo.

Es una herramienta fundamental para comunicarte con tu público objetivo, ya sea en el ámbito académico, profesional o personal.

Pero no basta con escribir por escribir. Para que un texto sea efectivo y cumpla su propósito, debe tener ciertas características que lo hagan legible, comprensible y persuasivo.

Estas características son las cualidades de la redacción.

En este artículo te vamos a explicar qué son las cualidades de la redacción, cuáles son las 10 más importantes y cómo puedes mejorarlas con algunos consejos prácticos. Y te adelantamos que la 7 te dejará impactado.

Así podrás escribir textos que destaquen entre la multitud y que te ayuden a alcanzar tus objetivos.

¿Qué son las cualidades de la redacción?

Definimos cualidades de la redacción a los atributos que hacen que un texto sea bueno o malo, según el grado en que se cumplan o se incumplan, y se refieren tanto al contenido como a la forma del texto, es decir, al qué se dice y al cómo se dice.

Hay que mencionar que estas cualidades dependen en gran medida del tipo de texto que se escriba, del propósito que se persiga y del público al que se dirija.

Esto quiere decir que no es lo mismo escribir una novela que un informe técnico, ni dirigirse a niños que a adultos.

Sin embargo, hay algunas cualidades de la escritura que son universales y que se aplican a todos los tipos de textos y de situación comunicativa.

Las 10 cualidades de la redacción para textos bien escritos

Ahora analizaremos los 10 tipos de cualidades de la redacción que existen, sus características y ejemplos que nos permitan entender bien de qué va cada cualidad.

1. Propiedad e impropiedad

El primero de nuestros ejemplos de las cualidades de la redacción es la propiedad e impropiedad.

En primer lugar, la propiedad es la cualidad de usar las palabras adecuadas para expresar lo que se quiere decir, respetando su significado, su ortografía y su gramática.

Esta cualidad de la redacción implica también evitar los extranjerismos innecesarios, los regionalismos, los vulgarismos y los neologismos sin aceptación.

Por otro lado, la impropiedad es lo contrario: el uso incorrecto o inadecuado de las palabras, que puede generar confusión, ambigüedad o rechazo en el lector.

La impropiedad puede deberse al desconocimiento del idioma, a la falta de atención o a la intención de impresionar con un lenguaje rebuscado o pretencioso.

Para mejorar la propiedad de tu redacción, te recomendamos:

  • Consultar el diccionario cuando tengas dudas sobre el significado, la escritura o el uso de una palabra.
  • Leer textos de autores reconocidos y fijarte en cómo emplean el vocabulario.
  • Ampliar tu léxico con sinónimos y antónimos, pero sin abusar de ellos ni usarlos fuera de contexto.
  • Evitar las repeticiones innecesarias y las muletillas que empobrecen el texto.
  • Adaptar el nivel de formalidad y el registro lingüístico al tipo de texto y al público al que te diriges.

2. Cortesía y descortesía

Las cualidades de la redacción de cortesía se refieren a expresarse con respeto, educación y consideración hacia el lector o el interlocutor.

Implica tener en cuenta sus sentimientos, opiniones e intereses, así como evitar ofenderlo o molestarlo con palabras o actitudes inapropiadas.

Con esta cualidad se estimula el afecto y respeto en los interlocutores, cualidades indispensables para captar la atención y garantizar que todo el contenido sea asimilado de forma correcta.

La descortesía es el uso de un lenguaje grosero, agresivo o desconsiderado, que puede herir o enfadar al lector o al interlocutor. Puede deberse a la falta de educación, a la intención de provocar o a la falta de empatía.

Puedes mejorar esta característica de la redacción de la siguiente manera:

  • Usar fórmulas de saludo y despedida adecuadas al tipo de texto y al grado de cercanía con el lector.
  • Emplear pronombres, verbos y adjetivos en segunda persona del singular o del plural (tú o usted), según el nivel de confianza o formalidad.
  • Utilizar expresiones como “por favor”, “gracias”, “disculpe”, “permítame”, etc., para pedir algo, agradecer algo o introducir una opinión.
  • Evitar las palabras malsonantes, los insultos, las ironías o las burlas que puedan ofender o humillar al lector.
  • Respetar las normas ortográficas y gramaticales del idioma, ya que escribir bien también es una forma de cortesía.

3. Sencillez y afectación

Las cualidades de la redacción sencillez y afectación le da un toque de sinceridad, veracidad expresiva y conexión que hace que el texto sea más efectivo y atractivo.

Esto sucede porque las expresiones técnicas, ceremoniosas, rebuscadas y que tienen palabras que no son fáciles de entender restan el interés del usuario y dificultan la comprensión del mensaje, por lo que tienen que evitarse a toda costa en la redacción moderna.

No podemos olvidar que las cualidades de la redacción de documentos requieren de un lenguaje claro, natural y directo, sin recurrir a palabras complejas, frases largas o estructuras incomprensibles.

La sencillez facilita la comprensión del texto y hace que el mensaje llegue mejor al lector.

Por el contrario, la afectación es el uso de un lenguaje artificial, ostentoso o innecesariamente complicado, que dificulta la lectura y hace que el texto pierda fluidez e interés.

Puede deberse al desconocimiento del tema, a la falta de confianza o a la pretensión de parecer más culto o inteligente.

Con estos consejos podrás escribir con sencillez:

  • Usas palabras comunes y precisas, evitando los tecnicismos innecesarios, arcaísmos, extranjerismos y neologismos sin aceptación.
  • Escribes frases cortas y simples, evitando los subordinados excesivos, las oraciones pasivas y las construcciones inversas.
  • Utilizas signos de puntuación adecuados para separar las ideas y facilitar la lectura.
  • Empleas conectores lógicos para dar coherencia y orden al texto.
  • Revisas el texto varias veces para eliminar las palabras o las frases innecesarias.

Podemos decir con total seguridad que la sencillez en la redacción es una de las mejores formas de escribir textos de calidad para sitios web, trabajos académicos o comunicados profesionales.

4. Claridad y oscuridad

Otra de las cualidades de la redacción es la claridad y oscuridad, fundamentales para que tus contenidos sean fáciles de entender.

Cuando hablamos de claridad, nos referimos a la cualidad de escribir con un lenguaje transparente y ordenado que permita al lector entender el mensaje sin dificultad ni ambigüedad.

La claridad implica también presentar las ideas con una estructura lógica, que siga una introducción, un desarrollo y una conclusión.

Además, para ser claros al escribir también es necesario evitar tecnicismos, términos confusos o expresiones que generen dudas.

Y no importa si hablamos de textos cortos o largos, tiene que ser claro y conciso para explicar lo que se desea decir con facilidad.

Por su parte, la oscuridad implica el uso de un lenguaje confuso o desordenado que impide al lector captar el sentido del texto o que lo lleve a interpretaciones erróneas o contradictorias.

La oscuridad puede se da porque el escritor no tiene conocimientos sólidos del tema del que habla, no ha planificado una buena estructura e información o porque quiere ocultar algo.

¿Quieres escribir con claridad? Aquí tienes algunos consejos:

  • Define el propósito, tema y público del texto.
  • Haz un esquema con las ideas principales y secundarias que quieres transmitir.
  • Escribe con un orden cronológico, temático o jerárquico, según el tipo y el contenido del texto.
  • Evita las vaguedades, las generalizaciones y las contradicciones que puedan generar dudas o confusiones en el lector.
  • Explica los conceptos difíciles o desconocidos con ejemplos, definiciones o analogías.

5. Concisión y prolijidad

Las cualidades de la redacción de concisión consisten en expresar el asunto de forma breve y directa, sin agregar contenido de relleno que entorpezca la comprensión del mensaje.

Es expresar la mayor cantidad de ideas posible con el menos número de palabras.

Pero, cuidado, porque no hablamos de lenguaje lacónico, ya que este es capaz de oscurecer el sentido del texto y atenta contra las características y cualidades de la redacción relacionadas con la claridad y precisión.

Con esto en mente, entendemos que la concisión es la cualidad de escribir con brevedad y precisión, y evitar las repeticiones innecesarias, las redundancias y los rodeos que alargan el texto sin aportar nada nuevo.

La prolijidad, por su parte, es el uso excesivo o innecesario de palabras, lo que hace que el texto pierda fuerza y claridad.

En algunos casos, la prolijidad se da por la falta de síntesis, de criterio o por la intención de rellenar el texto con información irrelevante.

Tienes que seguir estas pautas si quieres escribir con concisión:

  • Usa verbos concretos y activos, evitando los verbos copulativos, gerundios e infinitivos innecesarios.
  • Emplea sustantivos concretos y precisos, sin aplicar abstractos, colectivos o genéricos innecesarios.
  • Escribe adjetivos y adverbios con moderación y solo cuando aporten algo al texto, dejando a un lado los calificativos innecesarios, superlativos y diminutivos.
  • Utiliza oraciones coordinadas o yuxtapuestas en lugar de subordinadas cuando sea posible, pero no uses oraciones compuestas largas o complejas.
  • Revisa el texto varias veces para eliminar las palabras o frases superfluas o redundantes.

6. Precisión e imprecisión

La precisión es la 6ta cualidad de la redacción de nuestra lista y es mucho más importante de lo que te imaginas.

Podemos decir que es la cualidad de escribir con exactitud y rigor, sin dejar lugar a dudas o interpretaciones erróneas, utilizando datos, cifras y fuentes fiables y actualizadas para respaldar las afirmaciones que se hacen en el texto.

Lo opuesto es la imprecisión que no es más que el uso de un lenguaje vago o inexacto que induce al error o a la confusión, y que se da por la falta de información, de verificación o a la intención de engañar o manipular.

Para mejorar las cualidades de la redacción de precisión tienes que:

  • Usar palabras con un significado claro y unívoco.
  • Usar datos, cifras y fuentes verificables y contrastadas.
  • Citar de forma correcta las fuentes de información que uses en tu texto, indicando el autor, el título, la fecha y el lugar de publicación, así como el enlace si se trata de una fuente digital.
  • Evitar las generalizaciones, las hipérboles y las falacias que puedan distorsionar la realidad o inducir al error.
  • Explicar los términos técnicos o especializados que uses en tu texto, proporcionando una definición clara y sencilla.

Si brindas textos preciosos, es mucho más probable que tu público objetivo se sienta interesado en leer tus contenidos y trabajos, ya que sabrán que no van a perder su tiempo.

7. Estilo y tono de escritura

Esta es una de nuestras preferidas cualidades de la redacción moderna porque, vamos, es la clave para conectar con el lector y motivarlo a la acción.

Si escribes con un tono y estilo que identifiquen la industria o temática en la que estás, será mucho más probable que tengas mayor audiencia.

Por ejemplo, no es lo mismo escribir para un público objetivo joven en un proyecto sobre mascotas que para un grupo de abogados un informe delictivo. El tono será distinto, así la forma de escribir.

El estilo es la cualidad que hace que un texto sea único y personal, según la forma en que el autor expresa sus ideas y sus emociones.

Esto depende de varios factores, como el vocabulario, la sintaxis, la puntuación, la rima, el ritmo, etc.

Por otro lado, el tono es la cualidad que hace que un texto transmita una actitud o un estado de ánimo hacia el tema que se trata o hacia el lector, y depende del propósito del texto, el tipo de texto, el público al que se dirige, entre otros.

Para mejorar el estilo y el tono de tu redacción, sigue estas sugerencias:

  • Busca tu propia voz y personalidad como escritor, sin imitar o copiar a otros autores.
  • Adapta tu estilo y tu tono al tipo y al objetivo del texto, ya sea informativo, persuasivo, narrativo, descriptivo, etc.
  • Adapta tu estilo y tu tono al público al que te diriges, teniendo en cuenta su edad, su nivel educativo, sus intereses, sus necesidades, etc.
  • Usa recursos literarios como las figuras retóricas, las comparaciones, las metáforas, las aliteraciones, etc., para darle más belleza y expresividad a tu texto.
  • Revisa tu texto varias veces para corregir y mejorar tu estilo y tu tono.

8. Originalidad

La originalidad es la cualidad de escribir con creatividad e innovación, aportando algo nuevo o diferente a lo que ya existe.

Para esto, tienes que evitar el plagio, es decir, copiar o reproducir textos o ideas de otros autores sin darles el crédito correspondiente.

La falta de originalidad no sorprende ni interesa al lector, y puede demostrar falta de imaginación y de investigación por parte del escritor.

También puede significar que la persona quiere aprovecharse del trabajo de otro para publicarlos como suyos.

Puedes mejorar las cualidades de la redacción de originalidad siguiendo estas directrices:

  • Buscar un tema o un enfoque que sea novedoso o interesante para tu público objetivo, sin escribir sobre temas trillados o aburridos.
  • Investigar sobre el tema que vas a escribir, buscando fuentes diversas y contrastadas, que te aporten información útil y actualizada.
  • Escribir con tu propia voz y personalidad, dando tu opinión o punto de vista, sin copiar o repetir lo que dicen otros autores.
  • Citar de forma adecuada las fuentes de información que uses en tu texto, indicando el autor, el título, la fecha y el lugar de publicación, así como el enlace si se trata de una fuente digital.
  • Usar tu creatividad para darle un toque único y diferente a tu texto, usando recursos literarios, humorísticos, emocionales, etc.

9. Ordenación y desordenación

No puedes escribir un proyecto académico o profesional sin llevar un orden adecuado.

En las cualidades, la ordenación se refiere a escribir con una estructura lógica y secuencial que facilite la comprensión del texto y su seguimiento por parte del lector.

Implica también usar conectores adecuados para enlazar las ideas entre sí y darles cohesión.

Se presenta la desordenación cuando el escritor usa una estructura caótica o incoherente, una estructura que dificulta la lectura del texto y su comprensión por parte del lector.

Y es muy probable que exista desorden cuando no hay una buena planificación o revisión al redactar.

Los expertos recomiendan mejorar la ordenación de la siguiente forma:

  • Haciendo un esquema previo con las ideas principales y secundarias que quieres transmitir en tu texto, siguiendo una introducción, un desarrollo y una conclusión.
  • Siguiendo un orden lógico según el tipo y el contenido del texto.
  • Usando conectores lógicos para dar coherencia y orden al texto, indicando relaciones de causa, efecto, contraste, consecuencia, etc.
  • Empleando signos de puntuación adecuados para separar las ideas y facilitar la lectura.
  • Corrigiendo el texto varias veces para comprobar que tiene una estructura clara y coherente.

10. Coherencia

La última de las cualidades de la redacción es la coherencia, que consiste en estructurar y desarrollar el contenido de manera coherente, es decir, de una forma lógica que facilite su comprensión.

Un texto coherente responde a la intención de búsqueda del lector, lo que hace que su experiencia de usuario sea más positiva.

Además, ayuda a que un profesor pueda comprender y evaluar mejor los proyectos académicos, ya que comprende con exactitud lo que el estudiante quiere expresar y el orden de ideas en que lo abordó.

Puedes ser coherente si:

  • Eres claro y directo al escribir.
  • Utilizas un lenguaje fácil de asimilar.
  • Vas directo al grano.
  • Presentas tus ideas de forma sencilla.

Como puedes ver, las 10 características y cualidades de la redacción de las que hablamos pueden hacer que tus textos sean mucho más instructivos, persuasivos y fáciles de entender.

Es indispensable ser coherente cuando quieres transmitir el giro de la empresa en internet o a los entes pertinentes, ya que puede ayudar a tenerla más clara y atraer a más personas al negocio.

Ahora bien, ¿qué podemos decir de las cualidades de la redacción de documentos ejecutivos y técnicos? Veamos.

Cualidades de la redacción de documentos ejecutivos y técnicos

Ahora hablemos de cuáles son las cualidades de la redacción para escritos ejecutivos y técnicos, donde el principal objetivo es presentar información con un tono más profesional.

Los documentos ejecutivos y técnicos son aquellos que tienen como objetivo informar, analizar, evaluar o proponer soluciones sobre un tema específico, dirigido a un público especializado o profesional.

Algunos ejemplos son los informes, los proyectos, las propuestas, los manuales, los artículos científicos, etc.

Estos documentos requieren unas cualidades de redacción específicas, además de las generales que hemos visto antes. Algunas son:

  • Objetividad: consiste en escribir con imparcialidad, sin dejarse llevar por opiniones personales, prejuicios o emociones.  Puedes ser objetivo usando datos, cifras y fuentes fiables y contrastadas, así como un lenguaje neutro y preciso.
  • Formalidad: se trata de escribir con respeto y seriedad, sin usar un lenguaje coloquial, vulgar o humorístico. Cuando un emisor escribe con un vocabulario adecuado al tema y al público, así como una sintaxis correcta y cuidada, podemos decir que es formal.
  • Adaptación: es escribir con un lenguaje adecuado al tema y al público al que se dirige el documento, teniendo en cuenta sus conocimientos previos, sus expectativas y sus necesidades. Se trata de manejar lenguaje semántico al tema que se esté tratando.

¿Por qué son importantes las cualidades de la redacción al escribir textos y documentos?

Las cualidades de la redacción son importantes porque determinan la calidad y efectividad de los textos y documentos que escribimos.

Cuando se escriben textos considerando las cualidades y defectos de la redacción, el resultado es mucho más positivo y se logra:

  • Informar: con información útil, veraz y actualizada sobre el tema que se trata, sin omitir ni distorsionar los datos relevantes.
  • Comunicar: transmite el mensaje con claridad, precisión y coherencia, sin dejar lugar a dudas o interpretaciones erróneas.
  • Persuadir: convence al lector de la validez o la conveniencia de una idea, una opinión o una propuesta, usando argumentos sólidos y razonados.
  • Interesar: capta la atención del lector desde el principio hasta el final del texto, usando un lenguaje atractivo, original y adecuado al público objetivo.
  • Emocionar: provoca una reacción o un sentimiento en el lector, ya sea de alegría, de tristeza, de sorpresa, de indignación, etc., usando recursos literarios, humorísticos, emocionales, etc.

¿Cómo mejorar tus cualidades de la redacción?

Para mejorar tus cualidades de la redacción, no hay más secreto que practicar y leer.

La práctica te permitirá desarrollar tu habilidad y tu confianza como escritor, así como corregir tus errores y mejorar tu estilo.

Además, la lectura te ayudará a ampliar tu vocabulario y tu cultura general, y a aprender de otros autores y otros tipos de textos.

Aquí tienes algunos consejos generales para mejorar tus cualidades de la redacción:

  • Planifica tu texto antes de escribirlo, definiendo el propósito, el tema y el público al que te diriges.
  • Haz un esquema con las ideas principales y secundarias que quieres transmitir en tu texto, siguiendo una introducción, un desarrollo y una conclusión.
  • Escribe con un orden lógico y coherente, usando conectores adecuados para enlazar las ideas entre sí y darles cohesión.
  • Usa un lenguaje claro, sencillo y directo, evitando las palabras rebuscadas, las frases largas o las estructuras complejas.
  • Utiliza un vocabulario adecuado al tema y al público al que te diriges, evitando los extranjerismos innecesarios, los regionalismos, los vulgarismos y los neologismos sin aceptación.
  • Emplea datos, cifras y fuentes fiables y actualizadas para respaldar las afirmaciones que hagas en tu texto, y cita correctamente las fuentes de información que uses.
  • Revisa tu texto varias veces para corregir los errores ortográficos, gramaticales o de estilo que puedas haber cometido, y para eliminar las palabras o las frases innecesarias o redundantes.
  • Pide feedback a otras personas sobre tu texto, y ten en cuenta sus opiniones y sugerencias para mejorar tu redacción.

Conclusión sobre las cualidades de la redacción

Recuerda que las cualidades de la redacción son propiedad, cortesía, sencillez, claridad, concisión, precisión, estilo y tono, originalidad, ordenación y coherencia.

Además, si aplicas los consejos para mejorar las cualidades de la redacción que te hemos dado, podrás escribir textos de gran calidad para tus usuarios.

Pero, si no sabes cómo escribir considerando las 10 cualidades de a redacción que te hemos mencionado, o te parece muy difícil, podemos ayudarte. somos una agencia de redacción digital especializada en crear contenidos de calidad para webs, proyectos y trabajos.

Suscríbete y sé de los primeros en leer los siguientes consejos que traeremos en el blog. ¡Es Gratis!

Compartir entrada

No se puede copiar el contenido.